Tan sólo pensar en Afganistán es inevitable tener en la mente imágenes de guerra y desolación porque se ha convertido en un país desgarrado por las armas y la violencia a la que se llega del terrorismo. En las décadas de los sesenta y setenta todo se veía y vivía distinto.



El fotógrafo frances, Francois Pommery, visitó el país entre 1969 y 1974 y reveló lo fascinante de aquel lugar a través de estas imágenes.