La máquina que detectó la partícula del bosón de Higgs

El equipo ciclista de Ruanda ve la nieve por primera vez

Queso que no es queso. Este producto, al igual que muchísimo otros, no es lo que parece. Estas rebanadas solo contienen 51% de queso verdadero y el sabor a “queso americano” es 100% artificial.

Bryers Ice Cream, la compañía que se enorgullecía de usar solo  ingredientes naturales, tuvo que cambiar sus etiquetas  por “Frozen Dairy Dessert” porque, según los ingredientes, legalmente no podían vender sus productos como helados.

Andamio de bambú

La Oficina Oval antes de que un nuevo presidente la personalice

Cinturón pistola de un oficial de las SS

Boleto de avión de DB Cooper

D. B. Cooper es el nombre atribuido a un hombre que secuestró un avión Boeing 727 en los Estados Unidos el 24 de noviembre de 1971, recibió un rescate de US$200 000 y saltó en paracaídas desde la aeronave. El nombre que el secuestrador usó para abordar el avión fue Dan Cooper. Sin embargo, las iniciales «D. B.» se asociaron permanentemente con el secuestrador debido a un error de comunicación con la prensa, que tuvo conocimiento de que poco después del secuestro el FBI había interrogado a un hombre de Portland llamado D. B. Cooper, quien nunca fue considerado un sospechoso importante.

La forma en la que Cooper escapó de la justicia así como la incertidumbre sobre su paradero continúan intrigando al público. El caso de Cooper, cuyo código es «Norjak» en el FBI, es el único caso de piratería aérea sin resolver en los Estados Unidos​ y es uno de los pocos de ese tipo que quedan sin resolver en todo el mundo junto al Vuelo 370 de Malaysia Airlines.

A pesar del gran número de pistas que se han encontrado con el paso de los años, no se ha encontrado evidencia concluyente sobre la identidad del secuestrador y su paradero. Existen múltiples teorías de lo que pudo haber sucedido tras el salto, pero el FBI cree que Cooper no sobrevivió.​ A finales de 1978, cerca del área donde se cree que aterrizó el secuestrador, se descubrió un cartel en el que había indicaciones para abrir las compuertas traseras de un Boeing 727. Asimismo, en febrero de 1980, en las orillas del río Columbia, un niño de ocho años encontró $5 880 en billetes de 20 que resultaron ser parte del rescate pagado.​ El resto del dinero no ha sido recuperado.

En octubre de 2007, el FBI declaró que había obtenido un perfil parcial del ADN de Cooper a partir de la corbata que había dejado en el avión. En diciembre de ese mismo año, la agencia reabrió el caso publicando nueva información y varios retratos que nunca antes habían sido mostrados al público con el objetivo de tratar de obtener nuevas pruebas que llevaran a su identificación. En la rueda de prensa, el FBI reiteró que cree que Cooper murió tras el salto, pero que continuaban investigando su identidad.​ El 12 de julio de 2016, la agencia anunció que daba por terminada la investigación activa en el caso para enfocarse en casos más prioritarios.

Este pedazo de plástico, arrojado al mar en 1976, todavía no se ha degradado en absoluto

Este es un nanoinyector, una máquina microscópica que se usa para inyectar células con ADN

Así es como se veía el té que fue arrojado al puerto de Boston [Boston Tea party 1773]

El 16 de diciembre de 1773 tuvo lugar en Boston, Massachusetts, el denominado Motín del té (en inglés: Boston Tea Party), en el que se lanzó al mar todo un cargamento de té. Fue un acto de protesta de los colonos americanos contra Gran Bretaña y es considerado un precedente de la guerra de Independencia de los Estados Unidos.

La rebelión de los colonos en el puerto de Boston nació como consecuencia de la aprobación por Gran Bretaña en 1773 del Acta del Té, que gravaba la importación proveniente de la metrópoli de distintos productos, incluido el té, para beneficiar a la Compañía Británica de las Indias Orientales a quien los colonos boicoteaban comprando el té de los Países Bajos.

El fotógrafo alinea perfectamente los objetos para crear la ilusión de 4 imágenes separadas

Este hombre ha estado haciendo pizzas desde 1965 en Brooklyn, NY … ¡$ 5 por rebanada!

Tokio

Sala de juntas de los fabricantes de armas alemanas  Heckler & Koch