Arte, Imágenes, TaChido

Esculturas imposibles por Chad Knight

Influenciado por los artistas del Renacimiento y el Barroco como Claudio Coello, Peter Paul Rubens, Giovanni Lanfranco, Orazio Gentileschi o Caravaggio, el artista digital Chad Knight diseña enormes esculturas hiperrealistas con una visión onírica y futurista. «Intento capturar el sentimiento que aparece cuando una persona se da cuenta de que es capaz de algo que antes había considerado imposible» comenta el artista norteamericano sobre sus piezas que pueden adquirirse en Monsieur Marcel.

Tras abandonar su carrera como skater profesional y dedicarse al diseño 3D de zapatillas para Nike (y anteriormente para marcas como Vans o DC Shoes), decidió abrir una cuenta de Instagram donde, diariamente, publica sus impresionantes creaciones. Cada 24 horas y desde principios de 2016, sus más de 185,000 seguidores pueden disfrutar de una nueva obra surrealista que invita a la reflexión. En su trabajo encontramos bosques, lagos y desiertos que nos sitúan en un enclave calmado, para sorprendernos con enormes y coloridas figuras que nadan en el desierto o emergen del agua.

En alguna que otra ocasión, han recibido muchas consultas sobre su localización exacta al pensar que eran esculturas reales. De hecho, algunos artículos afirmaban encontrarse en Japón y mucha gente buscó la escultura ‘Rose Gold’. «Esto nos hizo darnos cuenta del impacto cultural y artístico que tendrían en el mundo real estas esculturas» por lo que, según la compañía fundada por Marcel Katz, este suceso se convirtió en la fuerza motriz para darles vida a las esculturas. «Actualmente estamos trabajando para dar vida a algunas de las obras de Chad en forma de escultura. Ese es uno de nuestros mayores objetivos este año que viene» comentan desde Monsieur Marcel.

Califica el esfuerzo del tripón que publicó

A la vergaCulerónDos trenzasChingón+ mil millones (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja un comentario / Leave a Reply

avatar
 
 
 
  Suscribir  
Notificación de


Design by BuaStudio

Wacha...