Le querían jugar una broma a un señor de barba y pelo canoso que iba por la calle. Para eso utilizan a un muñeco que simula un bebé que se eleva con unos globos. El resultado esta bien rompemadres. 

En primera, al don le vale una mierda el muñeco que se va volando, haciendo ademanes de burla, mientras sigue fumando su cigarrillo. En segunda, ve a unas zorras caminando a su izquierda y las sabrosea con su mirada y en tercera, lo que a mi me dio un putero de risa, es que le avienta su cigarro encendido a otro don indigente sin piernas que va en su silla de ruedas, como diciendole “fumatelo”. El don de la silla de ruedas se da cuenta del cigarro y en vez de encabronarse, se lo fuma!
¡Todo un héroe desconocido!